La canastilla de cosmética natural para el bebé

14 de Abril 2015 Escrito por 

Dado que la piel y la salud del recién nacido son tan delicadas, algunos padres no se conforman con la oferta cosmética convencional y comienzan a investigar y a informarse sobre los componentes más naturales hasta crear la canastilla de cosmética natural para su bebé.


Tal y como ya os hemos comentado en nuestro post sobre la piel del bebé en sus primeras semanas de vida, cuando hablamos de los cuidados cosméticos para los más pequeños hacemos especial énfasis en la necesidad de respetar el delicado y sensible equilibrio de una piel "nueva", que nos está del todo desarrollada para afrontar las agresiones de la vida cotidiana.


Para una higiene y cuidado cosmético natural del bebé se pueden echar mano de dos familias de productos: los ingredientes naturales tal cual, comola manteca de karité o el aceite de almendras, y los productos cosméticos naturales elaborados base de recetas sencillas. Ambas opciones le proporcionarán al bebé cuidados cosméticos eficaces que a su vez respetan las necesidades propias de su delicado organismo.


En este post queremos darte a conocer tanto los ingredientes naturales más populares en la canastilla del bebé y su forma de utilización, así como ofrecerte un listado de recetas sencillas que puedas poner en práctica fácilmente.

 


LOS INGREDIENTE NATURALES PARA EL BEBÉ DE APLICACIÓN DIRECTA

Crema base:

Esta crema neutra 100% natural y sin perfume se adapta perfectamente a la piel sensible del bebé para hidratarla de forma sana y natural.

 

Jabón base líquido:

Sin perfumes ni colorantes, está elaborado con tensioactivos muy suaves de origen vegetal.  Ideal para la higiene de la piel y cabello. ¿Recuerdas nuestros consejos en cuanto a la frecuencia del baño?

 

Gel de aloe vera:

Elaborado con un 97% de jugo de Aloe, es ideal para atender las irritaciones, así como calmar y refrescar la piel después del sol.

 

El oleado de árnica:

El oleado de árnica se revela muy eficaz para la cura de las pequeñas pupas cotidianas del bebe y del niño. Se puede usar también en cualquier tratamiento para las pieles sensibles. El árnica se usa por sus propiedades antalgicas y antiinflamatorias. Además, reactiva la circulación sanguínea, ideal para los moretones y los golpes.

 

El aceite vegetal de jojoba:

Por su gran similitud con sebo cutáneo, este aceite tiene una alta compatibilidad con la piel “nueva” del bebé. Su textura es muy suave y el tacto bastante seco. Tiene múltiples beneficios:

- Ayuda a evitar la aparición de pruritos en el culito del bebé.

- Apto para pieles sensibles e irritadas (eccemas, psoriasis, etc).

- Calma las inflamaciones cutáneas y ayuda a cicatrizar.

- Actúa de manera muy eficaz en la higiene de la llamada “costra lactea”. Las costras de leche son una manifestación de la dermatitis seborreica en el cuero cabelludo de los lactantes, caracterizada por la presencia de una descamación excesiva con abundante grasa.  Al aplicar el aceite de jojoba sobre el cuero cabelludo, las costras se ablandan y ayudan a que se extraen con el champú o fricciones. Se aplica el aceite media hora antes de proceder al lavado de la cabeza.

 

El oleado de caléndula:

La planta decaléndula tiene unas características flores amarillas o naranjas brillantes, ricas en carotenos, flavonoides y aceites esenciales. Posee propiedades curativas y antiinflamatorias. Es una de las plantas más utilizadas para tratar la dermatitis atópica, y muy apreciada para las pieles sensibles o irritadas.

 

El aceite de rosa de mosqueta:

Su composición es rica en activos reparadores por su alto contenido en antioxidantes y vitaminas como la A (retinol), E y C, esenciales para conservar y fomentar la elasticidad de la piel. Contiene también ácidos omega-3 precursores de la síntesis de colágeno. Está presente en nuestra canastilla debido a varias razones: 

- Repara la zona del pañal si la piel está irritada y abierta debido a su alto alto poder cicatrizante.

- Ideal para las pieles atópicas por reestructurar la dermis y por aportar un plus de hidratación. Se puede aplicar directamente tras el baño sobre la zona atópica.

- Cicatriza las heridas tipo quemaduras o cortes: una vez que la zona está limpia y empieza a cicatrizar, aplicamos el aceite de rosa mosqueta dos o tres veces al día.

 

El hidrolato de azahar:

Las aguas florales son el resultado de la destilación de las flores por vapor de agua. Cuando se destilan esas plantas, el aceite esencial obtenido se separa del agua, que llamamos agua floral o hidrolato. Se recomienda limitar el uso de aceites esenciales en la piel del bebe por su alta concentración en moléculas aromáticas, pero como las aguas florales tienen una concentración muy baja, son ideales para las pieles delicadas. Las propiedades específicas de las aguas florales son similares a sus aceites esenciales correspondientes pero su acción es muy suave y su aplicación es muy agradable.

 

Toallas reutilizables:

Numerosos artículos señalan la toxicidad de las convencionales toallitas húmedas de usar y tirar. Ante los alarmantes componentes tóxicos la alternativa más sensata sería evitarlas, al menos si estas en casa, y utilizar entonces toallitas re-utilizables confeccionadas con tejidos naturales como el bambú, que seducen por su gran suavidad. Aunque en nuestra tienda las conseguirás como “discos desmaquillantes”, funcionan perfectamente para la higiene de la zona genitaldel bebé durante el cambio del pañal. 

 

La manteca de karité:

Contiene nutrientes esenciales para mantener sana la piel, aporta ácidos grasos insaturados, vitaminas y otras sustancias (flavonoides) que logran beneficios sobre las pieles sensibles, como es la piel del bebé.

Dentro de las afecciones de piel más comunes que puede sufrir un bebé, se encuentra la dermatitis del pañal y podemos considerar a la manteca de karité como un buen protector de la piel irritada. Nutre, reduce la respuesta inflamatoria, reduce el enrojecimiento característico de los eczemas, alivia las molestias y regenera la piel.

 

 

PRODUCTOS COSMÉTICOS NATURALES ELABORADOS PARA EL BEBÉ

En cuanto a los productos cosméticos naturales formulados para bebé, nos encontramos ante dos opciones: adquirir productos de marcas ecológicas, o bien, ¡preparar tus propios cosméticos naturales en casa!

Si nos decidimos por la opción de comprar productos cosméticos ecológicos elaborados, os recomendamos ir muy atentos en cuanto a los componentes y procurar que su origen sea lo más natural posible. Somos conscientes que el lenguaje cosmético de las etiquetas, la famosa formula INCI, puede resultar incomprensible por su carácter técnico, por lo tanto, para facilitar un poco el trabajo, os queremos mencionar marcas españolas de nuestra confianza: la línea para mamás y bebés de Mona&Leo, la línea infantil de Amapola Bio-cosmétics o Matarrania, entre otros.

Evidentemente, el uso de las sustancias consideradas tóxicas por parte de los "fans" de la cosmética ecológica, no son peligrosas en sí mismas, el problema es la multiplicación y la acumulación de todas esas sustancias toxicas, que pueden acabar perjudicando al organismo del bebé, ya que éste no tiene aún desarrolladas sus defensas, por lo tanto las asimila sin poder eliminarlas. Es lo que llamamos el "efecto coctel". Por todo esto, los productos para bebés tendrían que garantizar un máximo de ingredientes naturales y, como os podéis imaginar, no es siempre el caso.

Si ante todo este panorama de productos elaborados bio sigues teniendo dudas, entonces te proponemos nuestro plan B: ¡hazlos tú mismo!


A continuación y para terminar este post, os hemos recopilado una serie de recetas sencillas y naturales para realizar en casa, que se adaptan perfectamente a las necesidades de la piel del bebé y del niño.

 

 

Bálsamo "caléndula & karité" para las pieles irritadas.

Este es un bálsamo de contextura densa pensado para pequeñas escoceduras y eccemas. Al contener manteca de karité, la piel está protegida de los agentes externo, a la vez que la caléndula despliega todas sus propiedades. Como crema todoterreno, se podría usar también como crema de pañal.

Ingredientes:

29 gr de oleado de caléndula bio

19,5 gr de manteca de karité  bio

0,5 gr de extracto natural de vainilla (facultativo – olor muy agradable)

Procedimiento: Fundir la cera, el aceite y la manteca al baño-María. Fuera del fuego, mezclar y dejar enfriar para poder incorporar el aceite esencial. Se puede acelerar el proceso de enfriamiento, colocando la mezcla en la nevera unos minutos. Envasar en un tarro limpio. Esta mezcla se conservara unos 6 meses. Para una mayor conservación, se puede añadir 2 gotas de antioxidante vitamina E.

 

Spray refrescante para el verano

Las aguas florales no son más que el hidrolato de la destilación de una planta aromática. Su composición es, por lo tanto, agua destilada con las propiedades hidrosolubles de las flores. Entonces, las aguas florales son inocuos,  ideales para usarlos en la piel de los bebes, incluso las más delicadas.

Ingredientes:

47 ml de hidrolato de azahar bio (refrescantes, tonificantes y calmantes)

3 ml de extracto de malva (hidratante, calma las irritaciones)

Procedimiento: Mezclar los ingredientes y envasar en un frasco limpio.

 

Aceite para masaje: un momento de placer y relajante

El masaje aporta seguridad, crea un vehículo entre padres-hijos muy benéfico, calma, mejora el sueño, mejorar el sistema digestivo y nutre la piel. Para realizar un aceite de masaje, aconsejamos usar ingredientes ecológicos y evitar el uso de aceites esenciales "fuertes".

Ingredientes:

30 ml de aceite de jojoba virgen

20 ml de aceite vegetal de almendras dulces bio (o semilla de albaricoque si se quiere evitar el uso de frutos secos)

2 gotas de antioxidante vitamina E

4 gotas de aceite esencial de mandarina bio (facultativo – sedante nervioso y tranquilizador)

Procedimiento: Mezclar los ingredientes y envasar en un frasco limpio.

 

Bálsamo anti-moretones

Ingredientes:

5 gr de cera de abeja

35 gr de oleado de árnica bio

10 gr de manteca de karité  bio

2 gotas de aceite esencial de mandarina bio (facultativo – sedante nervioso y tranquilizador)

Procedimiento: Fundir la cera, el aceite y la manteca al baño-María. Fuera del fuego, mezclar y dejar enfriar para poder incorporar el aceite esencial. Se puede acelerar el proceso de enfriamiento, colocando la mezcla en la nevera unos minutos. Envasar en un tarro limpio. Esta mezcla se conservara unos 6 meses. Para una mayor conservación, se puede añadir 2 gotas de antioxidante vitamina E.

 

Actualidad MPP

Newsletter

MPP en los medios

Webs amigas

slow-cosmetique