Super User

Super User

Los aceites esenciales son productos naturales extraídos de plantas y árboles aromáticos con propiedades terapéuticas. En cosmética, son utilizados únicamente por vía tópica (aplicación sobre la piel) y es importante conocer las contras indicaciones y respetar las recomendaciones de uso:

  • Lavarse bien las manos después de haber manipulado los aceites esenciales y evitar el contacto con los ojos, la nariz, las orejas y las zonas ano-genitales.
  • Evitar su uso durante todo el embarazo salvo supervisión médica.
  • No usar aceites esenciales con niños de menos de 3 años.
  • Las esencias de cítricos (limón, bergamota, mandarina, naranjo, pomelo, etc.) son fotosensibles y no se deben aplicar sobre la piel si la persona se expone al sol de manera prolongada. Es necesario esperar entre 4 y 6 horas.
  • Ciertas moléculas pueden provocar reacciones alérgicas en determinadas personas con antecedentes de alergia, destacando sobre todo la Lavanda, la Menta Piperita, la Palmarrosa, el Clavo, la Canela y el Palo de Rosa. Recomendamos realizar una prueba de sensibilidad antes de usar un aceite esencial. Para ello basta con colocar un par de gotas en el pliegue del codo y esperar 15 minutos. Si pasado este tiempo no ha aparecido ninguna reacción, entonces podemos usar el aceite.
  • Algunos aceites esenciales son agresivos para la piel y se consideran dermocáusticos. Hablamos de la Canela, del Clavo, del Tomillo Timol y del Orégano de Grecia que tendremos que usar siempre diluidos al 20% como mínimo y con la máxima precaución.
  • Diluir los aceites esenciales en aceite vegetal antes de aplicarlos en la piel.
  • En caso de ingestión accidental, tragar varias cucharas de cualquier aceite vegetal y consultar a un médico. No beber agua porque los aceites esenciales no son solubles.

Prueba Cutánea:

Antes de aplicar cualquier cosmético, por muy natural que sea, siempre hay un riesgo de reacción cutánea (irritación, alergia). Recomendamos aplicar una pequeña cantidad del producto en la parte inferior del codo, esperar 24h para comprobar que la piel no ha sufrido ningún tipo de irritación, rojeces, picazón, hormigueo o aparición de granos.

Al usar materias primas naturales, tenemos un mayor riesgo de contaminación que en las materias inertes como pueden ser las siliconas y los derivados de la petroquímica.

Las 4 reglas fundamentales para evitar la contaminación por bacterias u hongos de nuestros productos cosméticos y limitar su oxidación son:

  • El uso de conservantes en todos los productos que contienen ingredientes acuosos (agua, hidrolatos, extractos, etc.).
  • El uso de un antioxidante como la Vitamina E en todos los productos que contienen ingredientes aceitosos (Aceites Vegetales, Mantecas, Extractos oleosos, etc.).
  • Respetar las reglas de higiene a la hora de fabricar.
  • Utilizar correctamente el producto elaborado con las manos limpias y conservarlo en un sitio fresco y protegido de la luz.

Las reglas de higiene son sencillas pero requieren un tiempo y una pequeña dosis de paciencia:

  • Limpiarse bien las manos con jabón y secarlas con un trapo limpio (evitar los trapos de cocina).
  • Limpiar con agua y jabón, esterilizar a ser posible y desinfectar con alcohol a 70ºC o 90ºC todos los materiales, la zona de trabajo que utilizaremos y los envases reciclados. Con los envases nuevos, es suficiente desinfectar con alcohol.
  • Si nos sobran unos gramos de un ingrediente que hemos sacado de su envase, no volver a guardarlo nunca; podríamos contaminar el resto del producto. Mejor tirarlo o usarlo para otros productos.
  • Una vez la "sesión cosmética" acabada, limpiar otra vez todos los materiales con agua y jabón y guardarlos en un sitio adecuado.
  • Etiquetar correctamente los productos fabricados con el nombre y las fechas de fabricación y de caducidad.
  • No conservar los productos fabricados por encima de la fecha permitida por el conservante utilizado. En caso de cambios de colores, olores y texturas no dudar en tirarlo.

Para elaborar este gel contorno de ojos utilizaremos el Hidrolato de Manzanilla que actúa como descongestionante mientras que el Extracto de Castaño de India mejora la circulación sanguínea para desinflamar la zona. Este gel aporta una sensación fresca; ideal para las mañanas difíciles.

Mascarilla instantánea a base de arcilla roja, ideal para estimular la microcirculación de las pieles apagadas y cansadas.
La arcilla roja, combinada con el hidrolato de manzanilla y el oleomacerado de caléndula, ayudará a descongestionar y desinflamar los tejidos; la piel quedara más oxigenada y más luminosa.

Actualidad MPP

Newsletter

MPP en los medios

Webs amigas

slow-cosmetique