La guerra de los granos: soluciones naturales 100%

09 de Octubre 2014 Escrito por 

Con la llegada de octubre vuelven nuestros "recuerdos cosméticos" de la adolescencia, época en que rebrotaba la piel acnéica... Es por ello que dedicamos este mes a las pieles grasas y con tendencia a desarrollar acné.

El acné es una infección cutánea característica de la adolescencia, independientemente del tipo de piel. Su aparición se debe a un disfuncionamiento de las glándulas sebáceas del rostro, cuello o espalda: se bloquean los poros de la piel por un exceso de sebo, se infectan y se forman granos blancos.

En la pubertad, el incremento hormonal aumenta la producción de sebo.
Entonces la piel se vuelve hipergrasa, la capa hidrolipídica se encuentra alterada y el pH tiende a alcalinizarse (El pH normal de la piel es ligeramente ácido, alrededor de 5,5).
Este exceso de grasa causa una obstrucción de los poros de la piel y aparecen granos y puntitos negros.
Esos granos tienden a infectarse (aumento desarrollo microbiano) por el pH alcalino y otros factores. En consecuencia, la piel se inflama y aparece el llamado grano.

Para mitigar los efectos del acné y ayudar a la piel a que consiga el equilibrio necesario que evite la aparición de los granos, existen distintos tipos de recursos: los remedios caseros de cocina de toda la vida, las soluciones que ofrecen las distintas materias primas cosméticas y también las recetas de productos cosméticos de uso diario.

 

REMEDIOS DE COCINA DE TODA LA VIDA

El zumo de limón
El limón, al ser ácido, disminuye el pH de la piel y elimina las bacterias. Se puede aplicar el zumo sobre los granos por la noche y aclarar al día siguiente.
El vinagre de manzana
Al igual que el zumo de limón, su pH ácido elimina las bacterias y absorbe el exceso de sebo.


MATERIAS PRIMAS COSMÉTICAS ANTI-ACNÉ

La arcilla verde
Gracias a su poder desintoxicarte y purificante, la arcilla verde actúa como un verdadero antiséptico y antiinflamatorio, a la vez que favorece la regulación sebácea de las pieles grasas con poros dilatados. También aporta sales minerales y oligoelementos, dando como resultado una piel más limpia, más saludable y con menor seborrea.

Los aceites esenciales
Gran número de aceites esenciales son poderosos aliados para las pieles que sufren de acné. La mayoría de ellos tienen una acción antiséptica, mientras que otros, gracias a su actividad antiinflamatoria y lipolítica, contribuyen para aliviar las molestias y relajara la piel con su efecto calmante. Nosotros hemos seleccionado los siguientes:
*AE de lavanda angustifolia: es el aceite indispensable de las pieles acneicas. Tiene propiedades antimicrobianas y antisépticas, a la vez que es un potente cicatrizante y antiinflamatorio. Efecto relajante.
*AE árbol del té: aceite muy interesante en caso de granos infectados, ya que es un potente antiséptico.
*AE de geranio español o de Egipto: de agradable olor y de buena tolerancia, es un buen anti infeccioso y antiinflamatorio. Además su acción astringente cutáneo ayuda a cerrar los poros abiertos propios de las pieles grasas.
*AE de romero verbenono: reequilibra los tejidos gracias a sus propiedades reguladoras hormonales. Además su acción lipolítica y exfoliante ayuda a recuperar la luminosidad y el equilibrio de la piel.

Los extractos de planta
*La raíz de bardana: el extracto hidroglicerinado de Bardana es un excelente activo para las pieles acneicas. Es un antiséptico potente, así como un purificante y astringente cutáneo.
*Hidrolato de lavanda: esta agua floral purificadora y cicatrizante puede ser un excelente tónico cutáneo.
*Hidrolato de romero: reconocido por sus virtudes purificantes y equilibradoras, el agua floral de romero cuida las pieles con acné mediante la regulación de la secreción del sebo.
*Extracto de Barba de júpiter: Este musgo tiene una actividad antimicrobiana, antiséptica y cicatrizante potente, ideal para pieles acneicas y grasas.

El aceite de jojoba
Debido a su perfil lipídico muy similar al sebó humano, el aceite de jojoba ayuda las glándulas sebáceas a producir menos sebó y en consecuencia, disminuye la probabilidad de que se obstruyan los poros de la piel.


RECETAS:

Jabón limpiador para pieles con tendencia acneicas
Me parece muy importante no usar jabones muy detergentes para no debilitar la capa hidrolipídica y para que las glándulas sebáceas no produzcan más sebo. El jabón base líquido lleva tensioactivos muy suaves y no tiene perfume.
50 gr de jabón base
5 gotas de aceite esencial de lavanda
3 gotas de aceite esencial de pomelo
2 gotas de aceite esencial de árbol del té

Mascarilla de arcilla verde purificante
3 cucharas soperas rasas de arcilla verde
Unas 7 cucharas soperas de hidrolato de romero
1 cuchara de café de aceite de jojoba
1 cucharadita de miel
2 gotas de aceite esencial de limón
Aplicar una capa gruesa de la mascarilla sobre la cara. Dejar unos 10 min y aclarar con agua tibia. Aplicar luego un serum o una crema, aprovechando que los poros estén abiertos para hacer penetrar principios activos para tratar el acné.

Cataplasma de arcilla verde para granos desgraciados
1 cuchara de arcilla verde
1 cuchara de hidrolato de romero
1 cuchara de aloe vera
2 gotas de aceite esencial de árbol del té
Aplicar la mezcla sobre los granos y guardarlo toda la noche. Aclarar al dia siguiente y aplicar su tratamiento.

Serum antiacné
10 ml de jojoba
2 gotas de aceite esencial de lavanda
2 gotas de aceite esencial árbol del té
1 gota de aceite esencial niaúli
Aplicar unas gotas de la mezcla sobre la piel.

Loción de día reparadora
45 gr de gel de aloe vera
3 gr de aceite de jojoba
2 gr de extracto de bardana
0,4 gr de extracto de barba de júpiter
3 gotas de aceite esencial de lavanda
3 gotas de aceite esencial de geranio
2 gotas de aceite esencial de romero verbenono
1 gota de aceite esencial árbol del té
1 gota de aceite esencial ylang ylang III


¡Podeis encontrar todos los ingredientes en la tienda!

Actualidad MPP

Newsletter

MPP en los medios

Webs amigas

slow-cosmetique