Cómo preparar tu piel para un bronceado natural

08 de Junio 2016 Escrito por 

En esta época del año solemos tener especial atención hacia nuestra piel. Se acerca el verano, por lo tanto menos ropa y más sol. La exposición de nuestra piel a los rayos solares es inevitable, así que buscamos fórmulas para protegerla, a la vez que nos preguntamos ¿es posible un bonito bronceado sin dañar la piel? Sí, es posible y la clave del éxito es, previamente a la exposición continuada al sol, preparar la piel para que sea capaz de broncearse sin quemarse, minimizando los daños causados por el sol.


En este nuevo artículo, queremos darte herramientas y claves para una preparación de la piel al sol del verano 100% natural, con productos cosméticos sencillos que tu mism@ podrás prepárate en casa.

 

La Exfoliación

El primer paso en la preparación de la piel para el sol del verano es una buena exfoliación o peeling. Este primer paso nos ayudará a obtener un bronceado más uniforme, así como una piel más brillante e iluminada.

El efecto principal de la correcta exfoliación de nuestra piel es la eliminación de piel muerta, por lo tanto, la estimulación de la migración de células nuevas a la superficie.

Para una exfoliación corporal, el procedimiento es muy sencillo, ya que podemos mezclar sal o azúcar, compuesta por granos de tamaño regular, con el aceite vegetal de nuestra preferencia, y masajear todo el cuerpo, para luego aclarar bajo la ducha.

Para una exfoliación facial, debemos tener más cuidado, ya que la piel del rostro es más sensible y delicada. Es por eso que recomendamos utilizar ingredientes exfoliantes a base de granos muy finos y regulares, como por ejemplo la almendra en polvo o el bicarbonato de sodio, dos ingredientes de cocina.

Preparar tu propia fórmula exfoliante en casa es muy sencillo. Te proponemos dos alternativas:

Exfoliante de almendras:
- 1 c. almendras en polvo
- 1 c. de aceite (oleomacerado) de caléndula
- 2 gts. de aceite esencial de limón

Exfoliante de bicarbonato:
- 1 c. de bicarbonato de sodio
- 1 c. de aceite (oleomacerado) de caléndula
- 1 gts. de aceite esencial de limón

En ambos casos, se mezclan todos los ingredientes hasta obtener una masa oleosa, que luego aplicamos en el rostro masajeando suavemente, siempre en dirección desde el interior al exterior de la cara.

exfoliante-facial-almendra-calendula-415

La flor de caléndula contiene terpenos, carotenoides y flavonoides, por lo que confiere a su aceite propiedades descongestivas y anti-inflamatorias. Además, este magnífico macerado de caléndula se puede disfrutar en familia como after-sun, como regenerador y cicatrizante.
El aceite esencial de limón aporta a la fórmula un punto purificante y antiséptico, y perfuma tanto el producto ¡que nos entran ganas de comerlo a cucharadas!

 

La Aportación de Carotenoides

El segundo paso en este proceso de preparación de la piel para el sol es la aportación de una hidratación a base de ingredientes ricos en carotenoides.

Las fórmulas hidratantes ricas en carotenos fortalecen a la piel delante de la incidencia de los rayos solares. En primer lugar, los carotenos ayudan a evitar quemaduras, estimulando el buen desarrollo de la melanina, y a tener una piel más iluminada, efecto bronceado.
En casa podemos prepararnos con una receta muy sencilla y natural, nuestro propio serum específicamente formulado para preparar la piel al sol. Simplemente mezclando mitad de aceite de zanahoria y mitad de aceite de frambuesa en un envase de color oscuro para favorecer su buena conservación.

Además, se pueden añadir unas gotas de vitamina E (2 gotas por 30ml) para alargar la conservación del serum y unas gotas de aceite esencial de pachulí (6 gotas por 30ml), como regenerador cutáneo y antiarrugas.

serum-facial-zanahoria-frambuesa-415

El aceite de zanahoria es muy rico en beta carotenos, que estimulan nuestro sistema inmunitario favoreciendo una actuación más eficaz de la melanina de la piel a la hora de protegernos del sol ¡Además puedes prepararlo tu mism@!

El aceite de frambuesa, además de ser rico en carotenoides, nos aporta una fuente importante de antioxidantes como la vitamina E, el omega 3 y 6. En definitiva, el aceite de frambuesa es un tesoro de belleza para prevenir la aparición de arrugas y proteger la piel de los rayos del sol.

 

Esperamos que con estos consejos este verano puedas disfrutar del sol de manera saludable y natural, incluso desde el momento en que empieces a preparar tu piel para el bronceado ;)

Actualidad MPP

Newsletter

MPP en los medios

Webs amigas

slow-cosmetique