Mascarilla facial oxigenante "Arcilla & Hamamelis"

Receta - Ref. CFaEM-0916
Mascarilla facial oxigenante de arcilla amarilla Mascarilla facial oxigenante de arcilla amarilla

La mascarilla fresca que preparamos al último momento, permite oxigenar nuestros tejidos y desincrustar impurezas con toda suavidad. Indicado para todas las pieles.

La arcilla amarilla, rica en minerales, proporciona un cuidado estimulante, oxigenante y tonificante. Enriquecido con Aceite Esencial de Geranio Bio calmante y anti-inflamatorio, suaviza y nutre la epidermis, eliminando las toxinas. Unas gotas de Aceite Esencial de Menta Piperita Bio refresca, estimula el metabolismo de la piel y su irrigación. El Hidrolato de Hamamelis Bio calma, descongestiona y estimula la micro-circulación.

Receta

Ingredientes para una mascarilla intantánea de 25gr

Arcilla Amarilla  13 gr
Hidrolato de Hamamelis BIO  10 gr
Oleado de Cálendula Virgen BIO  2 gr
Aceite Esencial de Geranio BIO 2 gotas 
Aceite Esencial de Menta Piperita BIO 1 gota

Material necesario

  • Un recipiente para realizar la mezcla de vidrio o de plástico. Evitar el uso de cualquier metal para no interferir en la propiedades de la arcilla.
  • Una cuchara.

Envase recomendado

No requiere envase ya que se usa al momento

Elaboración

  1. Mezclar todos los ingredientes uno por uno hasta obtener una pasta lisa.

 

Aplicaciones y consejos de uso

Consejos de uso

Aplicar la mascarilla de arcilla amarilla en una capa espesa sobre el rostro y el cuello, evitando el contorno de los ojos y de los labios. Dejar reposar unos 10 minutos sin dejar que la máscara se seque completamente sobre la piel. Aclarar con agua tibia.

Conservación

No se conserva

Para elaborar este producto en la mejores condiciones, es importante respetar
Las prácticas de fabricación y las reglas de higiene.

Las buenas prácticas de fabricación y las reglas de higiene:
Al usar materias primas naturales, tenemos un mayor riesgo de contaminación que en las materias inertes como pueden ser las siliconas y los derivados de la petroquímica.

Las 4 reglas fundamentales para evitar la contaminación por bacterias u hongos de nuestros productos cosméticos y limitar su oxidación son:

  • El uso de conservantes en todos los productos que contienen ingredientes acuosos (agua, hidrolatos, extractos, etc.).
  • El uso de un antioxidante como la Vitamina E en todos los productos que contienen ingredientes aceitosos (Aceites Vegetales, Mantecas, Extractos oleosos, etc.).
  • Respetar las reglas de higiene a la hora de fabricar.
  • Utilizar correctamente el producto elaborado con las manos limpias y conservarlo en un sitio fresco y protegido de la luz.

Las reglas de higiene son sencillas pero requieren un tiempo y una pequeña dosis de paciencia:

  • Limpiarse bien las manos con jabón y secarlas con un trapo limpio (evitar los trapos de cocina).
  • Limpiar con agua y jabón, esterilizar a ser posible y desinfectar con alcohol a 70ºC o 90ºC todos los materiales, la zona de trabajo que utilizaremos y los envases reciclados. Con los envases nuevos, es suficiente desinfectar con alcohol.
  • Si nos sobran unos gramos de un ingrediente que hemos sacado de su envase, no volver a guardarlo nunca; podríamos contaminar el resto del producto. Mejor tirarlo o usarlo para otros productos.
  • Una vez la "sesión cosmética" acabada, limpiar otra vez todos los materiales con agua y jabón y guardarlos en un sitio adecuado.
  • Etiquetar correctamente los productos fabricados con el nombre y las fechas de fabricación y de caducidad.
  • No conservar los productos fabricados por encima de la fecha permitida por el conservante utilizado. En caso de cambios de colores, olores y texturas no dudar en tirarlo.