Contorno de ojos “hidratación máxima”

Receta - Ref. CFA/1502

La riqueza en omega 3 y 6 que aporta la rosa mosqueta a esta emulsión previene la aparición de arrugas, mejorando la síntesis del colágeno. Por otro lado, el ácido hialurónico otorga hidratación máxima, ayudando a suavizar y redensificar las patas de gallo. Y no podía faltar el aceite esencial especial para el contorno de ojos: la siempreviva.

Receta

Ingredientes

A - Hidrolato de rosa Búlgara bio 71,3%  34,5 gr
A - Aceite vegetal de jojoba 15%   7,5 gr
A -  Aceite vegetal de rosa mosqueta virgen 3%  1,5 gr

A - Cera emulsionante Nº2

5%  2,5 gr
B - Ácido hialurónico  0,3% 0,15 gr
B - Glicerina vegetal 2%  1 gr
C - Aceite esencial de siempreviva (o helicriso)  0,2% 2 gotas
C - Conservante semilla de pomelo bio  1% 0,5 gr
C - Vitamina E 0,2%  2 gotas
C - Maicena calidad alimentaria 1% 0,5 gr

Material necesario

- 2 recipientes
- 1 mini batidor manual
- 1 báscula

Envase recomendado

Botella tipo serum con tapón pump-up de 30 ml o 50ml.

Elaboración

Método Onepot
Paso 1: En un recipiente, añadir todos los ingredientes de la fase A.
Paso 2: Calentar al Baño María las dos fases hasta que la cera este fundida.
Paso 3: Agitar constantemente con el mini batidor eléctrico o manual hasta que se forme la emulsión, es decir que la mezcla tiene que espesarse y blanquearse.
Paso 4: Batir 3 minutos más para asegurar la estabilidad de la emulsión. Si necesitamos acelerar el proceso, se puede poner el recipiente en un baño de agua fría.
Paso 5: Cuando la mezcla esté atemperada (temperatura inferior a 40ºC) añadir la mezcla de la fase B y remover. Dejar en reposo unos minutos para que el ácido hialurónico se hidrate bien. Volver a agitar hasta homogeneidad.
Paso 6: Agregar los otros ingredientes agitándolos uno por uno, hasta la total incorporación de cada uno.
Paso 7: Envasar la crema en un envase tipo serum. Éste tarda aproximadamente 24h en adquirir su textura definitiva.

El pH aproximado del producto es de 5.

Aplicaciones y consejos de uso

Consejos de uso

Tanto por la mañana como por la noche, podemos aplicar la crema sobre el contorno de ojo.

Conservación

Fabricado en las condiciones óptimas de higiene y conservado en un lugar fresco y lejos de la luz, este limpiador se conservará entre 1 y 3 meses.

Estos son los productos que necesitas para elaborar esta receta:

Para elaborar este producto en la mejores condiciones, es importante respetar
Las prácticas de fabricación y las reglas de higiene.

Las buenas prácticas de fabricación y las reglas de higiene:
Al usar materias primas naturales, tenemos un mayor riesgo de contaminación que en las materias inertes como pueden ser las siliconas y los derivados de la petroquímica.

Las 4 reglas fundamentales para evitar la contaminación por bacterias u hongos de nuestros productos cosméticos y limitar su oxidación son:

  • El uso de conservantes en todos los productos que contienen ingredientes acuosos (agua, hidrolatos, extractos, etc.).
  • El uso de un antioxidante como la Vitamina E en todos los productos que contienen ingredientes aceitosos (Aceites Vegetales, Mantecas, Extractos oleosos, etc.).
  • Respetar las reglas de higiene a la hora de fabricar.
  • Utilizar correctamente el producto elaborado con las manos limpias y conservarlo en un sitio fresco y protegido de la luz.

Las reglas de higiene son sencillas pero requieren un tiempo y una pequeña dosis de paciencia:

  • Limpiarse bien las manos con jabón y secarlas con un trapo limpio (evitar los trapos de cocina).
  • Limpiar con agua y jabón, esterilizar a ser posible y desinfectar con alcohol a 70ºC o 90ºC todos los materiales, la zona de trabajo que utilizaremos y los envases reciclados. Con los envases nuevos, es suficiente desinfectar con alcohol.
  • Si nos sobran unos gramos de un ingrediente que hemos sacado de su envase, no volver a guardarlo nunca; podríamos contaminar el resto del producto. Mejor tirarlo o usarlo para otros productos.
  • Una vez la "sesión cosmética" acabada, limpiar otra vez todos los materiales con agua y jabón y guardarlos en un sitio adecuado.
  • Etiquetar correctamente los productos fabricados con el nombre y las fechas de fabricación y de caducidad.
  • No conservar los productos fabricados por encima de la fecha permitida por el conservante utilizado. En caso de cambios de colores, olores y texturas no dudar en tirarlo.